Metodología

En nuestro centro llevamos a cabo una forma de trabajar individualizada, es decir, adaptada a las necesidades personales de cada niño. Nuestro método de enseñanza incluye elementos de las corrientes pedagógicas más innovadoras del momento como Montessori, Waldorf, Reggio Emilia, y la pedagogía por excelencia SOKA, considerando siempre al alumnado como el protagonista en la construcción de su propio conocimiento, y al profesorado y las familias como mediadores en este proceso.

Consideramos adecuado no ceñirnos a una sola metodología ya que cada individuo tiene unas necesidades muy diversas y por esta razón debemos ser flexibles en nuestros procedimientos. Nuestro método está basado principalmente en la experimentación y la manipulación, el aprendizaje significativo, la resolución de problemas de la vida cotidiana, la interacción social y con el medio y el desarrollo afectivo y de su autonomía, todo ello a través de un ambiente lúdico.

¿Qué es la pedagogía SOKA?

En ORIGAMI, apostamos por una metodología por proyectos (ABP). Dichos proyectos incluirán los aprendizajes fundamentales adaptados a la edad 0-3 años, pero también estarán formulados en torno a las temáticas preferidas por nuestros alumnos. El ABP permite adaptar los procesos de enseñanza aprendizaje a las necesidades de cada individuo, respetando su ritmo de maduración, y favoreciendo las relaciones socio-afectivas y su motivación.

Otras de las ventajas de nuestra metodología basada en el ABP, es que ésta permite la planificación de actividades para el desarrollo de las diferentes inteligencias. Según la Teoría de las Inteligencias Múltiples de Gardner, todas las personas poseemos 8 tipos de inteligencias, las cuales están desarrolladas en las personas en diferente medida.

A través de nuestra metodología de enseñanza basada en dicha teoría, nuestros alumnos trabajarán las diferentes inteligencias a través de actividades dirigidas de forma grupal, pero también en rincones o espacios temáticos orientados hacia este fin. Nuestras aulas incluirán diferentes espacios o zonas con actividades y materiales que permitan el desarrollo de las diferentes inteligencias, como son:

Inteligencia lógico-matemática.

Inteligencia lingüístico verbal.

Inteligencia naturalista.

Inteligencia espacial.

Inteligencia corporal o cenestésica.

Inteligencia musical.

Inteligencia emocional. (intra e interpersonal)

Esta última inteligencia será uno de nuestros principales objetivos educativos, contribuyendo al bienestar y al desarrollo afectivo de nuestros alumnos. Basándonos así en la corriente metodología SOKA, cuya finalidad es:

Facilitar el intercambio de experiencias por medio del diálogo.

Fomentar una cultura de paz y reflexión.

Sensibilizar y generar conciencia sobre la importancia de coexistir con la naturaleza.

Potenciar el aprendizaje de idiomas y el interés por las narraciones.

Desarrollar el intelecto, haciendo énfasis en que el conocimiento en sí mismo no puede generar valor si no está guiado por la sabiduría.

En relación al punto anterior, el desarrollo del intelecto en el modelo Soka, también tiene que tener un sentido de propósito, responsabilidad y sobre todo, debe estar ligado al deseo de contribuir al bienestar de la humanidad.

Generar relaciones de amistad significativa y duradera tanto en familias como en alumnos en los primeros años de vida.

Para ello, en nuestro centro contaremos con un aula de educación emocional que reunirá todas las condiciones para favorecer el desarrollo afectivo de los más pequeños. En su interior contaremos con un espacio de tranquilidad con las condiciones físico-ambientales más adecuadas, y materiales orientados al desarrollo socio-emocional de los niños, así como para el desarrollo de actividades y dinámicas en torno a este objetivo.

Menú